Hay varios criterios que han de tenerse en cuenta en el momento de la compra de su equipamiento de piscina: el precio, por supuesto, y también la calidad y la eficiencia ecológica. ¿Cómo conciliar un comportamiento responsable y la preocupación legítima de no gastar más de la cuenta?

 

  • El precio y la calidad

Escoger sistemáticamente los productos más baratos nos lleva a optar por una calidad inferior. Efectivamente, el precio de un producto corresponde a su valor de uso y, por lo tanto, a su vida útil. Según el tipo de equipamiento concernido, esta elección puede costarle muy cara. Tomemos el ejemplo de un skimmer barato. En caso de problemas, el ahorro inicial corre el riesgo de ocasionar enormes gastos al final. En efecto, será necesario romper el muro de la piscina para poder remplazarlo. Lo mismo sucede con todos los equipamientos de vaso de la piscina (sumidero, proyectores…). Este razonamiento es válido también para los equipos que pueden reemplazarse fácilmente (bombas, limpiafondos, etc.). Elija siempre productos garantizados para los cuales el fabricante compromete su responsabilidad. Así, aseguramos la certeza de la calidad de funcionamiento y de longevidad.

iStock_000014414304_XXXLarge

 

  • El medio ambiente

Un equipamiento de calidad es el resultado de investigaciones avanzadas. Cumple normas de fabricación que respetan el medio ambiente y criterios energéticos precisos. Los proyectores LED lo ilustran bien (consulte nuestro artículo sobre cómo elegir la iluminación de la piscina aquí). Más caros en la compra, lo son mucho menos en el uso y duran mucho más tiempo. No olvide que un equipamiento de gama baja, que deberá renovarse 3 o 4 veces más a menudo que un producto de calidad, es más perjudicial para el medio ambiente.

 

En conclusión, optar por productos de calidad no solamente es una elección económicamente razonable, ¡también es un gesto responsable!

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer