La idea de irse varios días dejando su piscina sin vigilancia ¿le asusta un poco? ¿Tiene todo lo que necesita para que todo vaya bien durante su ausencia? He aquí algunos consejos para prevenir eventuales problemas y para irse serenamente de vacaciones.

sun-hat-364544_960_720

Para empezar, prepare su piscina para evitar que el agua se estropee. Compruebe que tiene bastantes productos de tratamiento para cubrir su período de ausencia. Esto es válido cualquiera que sea su sistema, clorador de reserva o tratamiento automatizado del tipo electrolisis.
Detalle importante: durante su ausencia, no olvide conservar su instalación en tensión para que la filtración siga haciéndose correctamente.

Segundo punto a considerar: el nivel de agua. Con la evaporación, el agua puede quedar por debajo de los skimmers y desactivar así la bomba. Sin agua, la bomba podría quedar deteriorada gravemente y esto podría provocar también fugas importantes. Compruebe por lo tanto que ha llenado su piscina al máximo antes de irse. La mejor solución es cubrirla, para evitar la evaporación. También puede instalar un regulador de nivel, que funciona exactamente como una cisterna de inodoro y mantiene un nivel constante.
Finalmente, piense en la seguridad de la piscina. Cierre la cubierta o el cobertor, así como la barrera y encienda la alarma, tras haber comprobado las pilas.

Si tiene la posibilidad, le aconsejamos que hable con sus amigos, vecinos o con un profesional para que puedan comprobar que todo está bien.

En todos los casos, si sigue estos consejos y recomendaciones, su piscina estará en plena forma para recibirle cuando vuelva y podrá seguir bronceando con total tranquilidad.

Enregistrer

Enregistrer

Enregistrer