El verano ya ha pasado, llevándose los grandes momentos de baño y momentos de descanso junto a la piscina.

Sin embargo, una solución permite disfrutar de su piscina a lo largo de todo el año, cualquiera que sea la temperatura exterior ¡la piscina interior!

Las ventajas de una piscina interior son numerosas: Usted no tiene que preocuparse por la meteorología o las condiciones de invernado de su piscina, la temperatura del agua será ideal, podrá nadar todo el año…

Antes de lanzarse a la creación de una piscina en el interior de su vivienda, han de tomarse algunas precauciones en lo referente a su construcción y su mantenimiento, especialmente el nivel de la humedad del aire y la temperatura del agua.

Hayward le proporciona una pequeña recapitulación de lo que hay que saber:

  • Para la construcción de una piscina interior, es obligatorio obtener la licencia municipal correspondiente. En un edificio ya existente no puede modificar el aspecto exterior del mismo.
  • El coste de una piscina puede ser muy alto, hasta dos veces más caro que una piscina exterior (con las mismas dimensiones).
  • Su vivienda debe estar adaptada para integrar una piscina interior. Para estar seguro, solicite el asesoramiento de los profesionales. La piscina debe tener un espacio a parte y es preferible prever su integración desde la construcción de su vivienda. Sin embargo, es posible construir una piscina interior en una casa ya existente, pero esto resultará mucho más complicado.
  • Piense en la humedad que su piscina producirá, en los olores de los productos de mantenimiento… Es preciso que esté bien separada del resto de la vivienda para evitar las molestias. La solución más adaptada es una separación que permita el acceso a la casa y también al jardín. En lo referente a la humedad, se necesita un buen deshumidificador, así como un sistema de ventilación. Idealmente, el índice de humedad debe estar entre el 60% y el 70%.
  • Piense también en las molestias acústicas y elija materiales que absorban el ruido o la resonancia. Efectivamente ¡sería una pena impedir el descanso en caso de baños nocturnos! Si es posible, instale más bien los elementos técnicos (bomba, calefacción…) en un lugar cerrado y bien aislado. También puede optar por equipos que funcionan a velocidad reducida y que garantizan un confort acústico, así como ahorro de energía, como las bombas de velocidad variable.

  • Para los sistemas de calefacción, puede elegir entre una bomba de calor y un calentador, si solamente utiliza su piscina de manera puntual. Recuerde que una bomba de calor consume poca energía y no ocupa mucho espacio. Hayward propone diferentes modelos de bombas de calor.
  • La iluminación de la piscina también ha de tenerse en cuenta. La luz natural es una ventaja. Lo ideal es poder construir la piscina en el interior de una veranda, con grandes cristaleras.
  • La piscina interior puede ser construida de madera, de hormigón o en kit… El tipo más corriente es la piscina de hormigón. En lo referente al revestimiento, el PVC armado es una buena solución, ya que el liner no está estudiado para resistir durante mucho tiempo a un agua calentada a más de 28°. En el caso de una piscina construida de madera o en kit, no necesita permiso de construcción.
  • Cuanto más grande sea su piscina, más difícil le será estabilizar su temperatura. Más vale prever una piscina de tamaño reducido y de forma geométrica recta.

Para terminar, puede añadir a su piscina más elementos, como boquillas de masaje, spa, iluminación de LED, equipo sonoro… ¡Para estar a gusto todo el año!