Lugar privilegiado de relajación y de convivencia, su piscina justifica ampliamente la inversión que Usted va a dedicarle. Pero esto no impide controlar la factura energética derivada de su funcionamiento.

Los proyectores, que solamente funcionan algunas horas por semana, consumen poco. La caldera de gas o gasóleo, la bomba de calor o el calentador eléctrico pueden resultar más o menos costosos, según la meteorología o el grado de confort deseado, sin embargo, no son obligatorios. Por el contrario, la bomba es indispensable para el funcionamiento de su piscina y supone el elemento de mayor consumo,  ya que es lo que hace circular el agua para filtrarla y tratarla.

Usted puede reducir de manera considerable este gasto utilizando una bomba de velocidad variable. La bomba funcionará al mínimo que el circuito hidráulico permita durante las 24 horas del día y consumirá generalmente un 40% menos de electricidad que una bomba clásica. Usted puede conseguir hasta un 88% de ahorro en su consumo de electricidad. Hayward le propone cuatro modelos de bombas de velocidad variable: Tristar VSTD, Super Pump VSTD, Max Flo VSTD y RSII VSTD.

Indicar que el caudal más lento proporciona una mejor filtración con los filtros de arena, y también supone una reducción del ruido mecánico e hidráulico. Además, una velocidad reducida, genera menos presión en el sistema hidráulico y menos riesgos de fugas. Finalmente, al estar el agua en constante movimiento, es tratada en continuo, lo que disminuye los riesgos de agua verde. Los filtros de arena Hayward están disponibles en cuatro tamaños diferentes, funcionan con todos los medios granulares filtrantes (arena, zeolita o vidrio), resisten a la intemperie y se limpian con facilidad.

Las ventajas de la bomba de velocidad variable son múltiples, y el ahorro es considerable a largo plazo. No olvide que, reduciendo su factura de electricidad, Usted reduce también el impacto de su piscina sobre el medio ambiente.