Hay muchos equipos que le permiten disfrutar de su piscina en condiciones óptimas. Desde el limpiafondos hasta la bomba de calor, pasando por el electrolizador, estos accesorios que le hacen más fácil la vida tienen un coste y necesitan un mantenimiento regular.

Descubra los Consejos de mantenimiento de Hayward para poder conservar su material en buen estado.

El sistema de filtración de su piscina combina la bomba y el filtro. Una filtración bien adaptada, con las dimensiones correctas y de buena calidad representa el 80 % del éxito del tratamiento del agua. Es fundamental saber cómo mantener estos equipos en buen estado a lo largo del año.

La bomba, el motor de su piscina

La bomba es esencial para su piscina: envía el agua al filtro y este la devuelve a la piscina, filtrada. Su vida útil es de unos 10 años. En caso de anomalía se recomienda recurrir a un profesional: la mayoría de las averías son reparables. Cuando la ponga en marcha, compruebe que las válvulas estén abiertas para evitar que funcione en seco. La bomba debe ser almacenada al abrigo de la humedad y contar además con suficiente espacio de aspiración y ventilación para evitar los riesgos de recalentamiento.

Para limpiar la bomba, basta con lavarla con agua, sin ningún producto de mantenimiento. Limpie la cesta de filtración y sus juntas y compruebe el estado del cable de alimentación. Compruebe que la bomba sea adecuada para el filtro: si es demasiado potente, la filtración será mala y se deteriorará la calidad de su agua.

El filtro para tener un agua clara

Se aconseja limpiar periódicamente los skimmers y el prefiltro de la bomba (vaciándolo y enjuagándolo), y en especial antes de cualquier intervención en su filtro.

Los filtros requieren un mantenimiento regular para estar en buen estado de funcionamiento: elimine los depósitos de cal del filtro de arena al menos una vez cada temporada y no se olvide de limpiarlo cuando la presión aumente 0,3 bar. El filtro de cartucho, por su parte, debe limpiarse todas las semanas. En cuanto al lavado del filtro de diatomeas, este debe limpiarse cada 3 a 5 semanas, o en cuanto la presión aumente 0,5 bar.

El electrolizador para un tratamiento de aguas eficaz

El sistema de electrólisis Hayward aporta una respuesta completa al problema del tratamiento del agua. Si su electrolizador no está equipado con una célula autolimpiante, es importante eliminar los depósitos de cal con el fin de permitir la correcta desinfección del agua. Dependiendo de la región en la que viva, el agua será más o menos caliza y podrá incidir en la frecuencia de limpieza necesaria; no obstante, en pleno verano, se recomienda eliminar los depósitos de cal de su célula cada 10 días.

El limpiafondos: esencial para una piscina limpia

Después de haber seleccionado cuidadosamente el limpiafondos adecuado para su piscina, ahora debe asegurarse de su buen mantenimiento para que conserve su eficacia. Su filtro, sea cual sea el tipo de limpiafondos de que disponga, eléctrico, por aspiración o por presión, debe limpiarse después de cada uso. Una vez que las impurezas estén secas, el filtro se ensuciará mucho más rápidamente y su limpieza será más difícil. Limpie su filtro con un producto especial para filtros, que eliminará la cal y la grasa para asegurarle una mayor vida útil.

La bomba de calor para disfrutar de su piscina durante más tiempo

La vida útil de una bomba de calor es de cerca de 10 años, ¡siempre que se haga bien el mantenimiento durante ese tiempo! Es necesario controlarla al menos 1 vez al año, ya se trate de la verificación de su funcionamiento general, de su estanqueidad, o bien de la limpieza de su exterior, utilizando productos adecuados, el tubo de evacuación y la rejilla de ventilación.

Consejos para el invernaje y el desinvernaje

Durante el invernaje debe vaciar la bomba, ponerla en modo “anticongelación” y detenerla si opta por el invernaje pasivo. También es el momento de desmontar completamente el filtro de diatomeas para poder limpiarlo en profundidad. No se olvide tampoco de instalar flotadores de invernaje en su piscina y en el skimmer para que las heladas no dañen su estructura.

En la primavera, cuando se acerca el periodo de desinvernaje, compruebe el estado de su material antes de ponerlo de nuevo en marcha: las heladas pueden causar daños. Después, realice una primera limpieza manual para no dañar el limpiafondos con las suciedades acumuladas durante el invierno. Por último, si dispone de una bomba de calor, puede conectarla de nuevo para empezar a usar su piscina antes.

En general, el control del equilibrio del agua (pH, cloro…) es esencial para garantizar un correcto mantenimiento de su material.

Por último, si a pesar de nuestros buenos consejos uno de sus equipos se avería, ¡no dude en recurrir a un profesional!