Como ya habrá observado, el clima puede afectar de manera importante a la transparencia y la limpieza del agua de su piscina. La lluvia, el sol, el viento… Si por descuido no trata el agua correctamente, esta puede ponerse en mal estado en muy poco tiempo. Hayward le asesora para tratar su piscina durante las épocas más calurosas del verano. ¡Y no se olvide del sombrero!

El agua está turbia, o incluso blanquecina.

Efectivamente, el agua puede volverse turbia cuando hace mucho calor. Las causas pueden ser múltiples: una filtración insuficiente, un pH demasiado alto o un tratamiento no adecuado. Le invitamos a descubrir nuestro artículo «Cómo tratar el agua verde», donde encontrará todos nuestros consejos para que el agua recupere su bello aspecto transparente.

Hay previsión de tormentas en breve, ¿qué hacer?

Cuidado, a la piscina no le gustan las tormentas; el agua de las tormentas es muy ácida y a veces está cargada de elementos contaminantes. ¿Nuestro consejo? Cubrir la piscina antes de que llegue la tormenta pero no mucho antes, ya que una vez cubierta aumentará el riesgo de proliferación de algas. Una vez pasada la tormenta tendrá que ajustar la filtración para así eliminar las impurezas y los residuos transportados por la lluvia.

comment traiter l'eau pendant fortes chaleurs

El agua de la piscina se evapora.

Antes de nada, averigüe a ver si se trata de una simple evaporación causada por el calor o de una fuga en el vaso de su piscina. Es bastante habitual que el volumen de agua contenida en la piscina se reduzca en un 3% si hace mucho calor. Si el nivel de agua desciende en exceso, actúe rápidamente para evitar que la bomba pierda el cebado ya que si esto ocurre el motor de la bomba puede resultar dañado. Cuidado también si su zona está en alerta por sequía, de ser así es posible que haya limitaciones para el llenado de su piscina.

comment traiter l'eau pendant fortes chaleurs

Por último, si detecta una fuga pero le es imposible localizarla, no dude en recurrir a un profesional que sabrá orientarle. Y no baje la guardia: ¡a los mosquitos les encanta el agua estancada!

La filtración, el elemento clave para tener un agua limpia.

En épocas de gran calor y de mucho uso de la piscina es posible que los productos de tratamiento del agua no sean tan eficaces como de costumbre. Por ello, el filtro debe estar lo más limpio posible para depurar el agua con la máxima eficacia. Si dispone de un filtro de arena, utilice el contralavado (o “backwash”) para evacuar los residuos retenidos en el filtro. El procedimiento es el mismo para los filtros de diatomeas: límpielos regularmente para evitar que se acumule suciedad en ellos.