¿Las temperaturas están empezando a bajar y se pregunta cómo preparar su piscina para el invierno? ¿Cómo evitar las heladas, asegurar el buen funcionamiento de sus equipos y no tener que preocuparse por el agua este invierno? ¡Le presentamos las reglas de oro que debe conocer sobre el invernaje pasivo!

El invernaje protege sus eequipos para garantizar una piscina duradera.

En efecto, el invierno puede actuar sin piedad sobre su piscina. El riesgo de heladas es alto y puede ser un problema para su equipamiento, y también para la piscina. Por ello recurrimos al invernaje, que evita la formación de hielo y, por lo tanto, de grietas y otros daños irremediables.

El invernaje pasivo le anima a hacer el mantenimiento de sus equipamientos limpiándolos y comprobando su correcto funcionamiento al menos una vez al año.

El invernaje pasivo, una vez iniciado, solo requiere una intervención en primavera que se conoce como puesta en marcha o desinvernaje de la piscina.

Ante todo no vacíe la piscina.

La presión del agua es esencial para la estructura de la piscina, el vaciado puede dañarla permanentemente bajo la presión del terreno. Y contrariamente a lo que se podría pensar, es más interesante en términos de coste no vaciarla…

 

Empiece el invernaje cuando la temperatura se acerque a los 12 °C.

Por debajo de 12°, el desarrollo de algas y microorganismos se ralentiza, y en principio usted ya no utiliza la piscina: es el momento oportuno para iniciar la invernada. Evite que le tome por sorpresa la rápida caída de las temperaturas: el riesgo de heladas, daños y averías puede llegar muy rápidamente.

 

Invernaje pasivo: varios pasos a seguir.

Aquí están en orden:

  • Limpie la piscina (fondo, paredes, línea de agua) y el filtro
  • Realice un tratamiento de choque del agua (sobrecloración)
  • Baje 10 cm el nivel del agua.
  • Drene la bomba, el filtro y las tuberías
  • Cierre la válvula del filtro
  • Añada accesorios anti hielo en el agua (por ejemplo, flotadores)
  • Desconecte la bomba y coloque los equipamientos (bomba, filtro) en un lugar seco
  • Añada al agua productos de invernaje
  • Por último, coloque el cobertor de invernaje.

Eso es todo, puede respirar tranquilo: su piscina pasará el invierno en buenas condiciones.

Realice el desinvernaje tan pronto comience a hacer calor para evitar que el agua se vuelva verde.

¿Recuerda los 12° para iniciar el invernaje? ¡Lo mismo es válido para poner en marcha su piscina! Después de varios días a 12°, los riesgos de proliferación de algas y microorganismos aumentan. ¡Ay!, ¿es demasiado tarde? Que no cunda el pánico: descubra todos nuestros consejos para tratar el agua verde.

 

Por fin está listo para el invierno. ¿Tiene alguna pregunta? ¡Siéntase libre de hacérnoslas llegar como comentario de este artículo o en nuestras redes sociales!